Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.

Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.
Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.
Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.
Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.
Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.
Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.
Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.
Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.
Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.
Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.
Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.
Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.
Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.
Calamitoso estado de los ómnibus de la ciudad de Santa Elena administrados por el Municipio.

EL ESTADO RECIBIDO DE LOS COLECTIVOS MUNICIPALES.

Un informe del estado de las principales unidades que heredó el municipio, dan cuenta de una preocupante situación. 

Los ómnibus municipales son 3. Todos fueron recibidos en una fase de deterioro considerable. Uno de ellos, con su motor fundido, entregado dos días antes del cambio de gobierno para su reparación. Fue vandalizado, hurtándose los equipos de audio, roturas de ventanillas y serios problemas en su carrocería. 

Otra de las unidades fue recibida estacionada en el depósito municipal. Tampoco funcionando, y al ser consultado el personal, expresan un problema en la inyección electrónica que afectaba el funcionamiento. Un testeo previo - hecho por un profesional - sugería el cambio de los seis inyectores electrónicos, pero no se realizó y tampoco se efectuó el pago correspondiente al mecánico convocado para tal fin. 

 


Recientemente, se convocó nuevamente al profesional, pagándose sus honorarios y cambiando los inyectores, cuyo costo ascendió a los $61.000. La reparación del motor, por su parte, costó $210.000 y la mano de obra, más armado y desarmado $50.000. 
Esta unidad fue adquirida en 2018, pero no fue transferida por falta de aportes y honorarios para con el gestor que tramitaba dicha transferencia. 

El ómnibus número 1, tampoco contaba con mantenimiento. La tarea más urgente fue el recambio de aceite, que no se realizaba desde hace dos años. En ninguna de las 3 unidades funciona el aire acondicionado. 

Por último, se informa de una unidad VW Saveiro donada al municipio, fue hurtada una rueda y la batería, con la correa averiada, tensores de distribución flojos y tren delantero desecho. Fue derivada a reparación para ser utilizada en Obras y Servicios Públicos.